Misión      Valores      Contactos      Principal

INICIO

LA ORGANIZACIÓN
SERVICIOS
ENLACES ESPECIALES
SIMULADORES
CONSULTORÍA VIRTUAL
INVITADO ESPECIAL
CONTÁCTENOS

La Depreciación en las Finanzas

Contablemente se considera a la depreciación como un costo o gasto en que incurre una empresa por el uso de sus activos fijos como edificios, vehículos, maquinaria, entre otros, y se utiliza como procedimiento para reducir el valor de dichas inversiones haciendo cargos que afectan al estado de resultados a través del tiempo. 

Se considera como costo cuando los activos que la generan se encuentran directamente involucrados en el proceso productivo (Ejemplo: maquinaria).  Es un gasto cuando dichos activos no hacen parte directa en la producción de un bien o servicio (Ejemplo: el vehículo que la empresa ha puesto a disposición del gerente general).

La depreciación debe analizarse desde dos puntos de vista:

1.  No reduce la posición de efectivo de una empresa, tal y como lo haría la compra de materia prima, de materiales directos y otros rubros que sí afectan la liquidez de la compañía.

2.  Síi afecta las utilidades operacionales del ejercicio y por lo tanto, a las utilidades antes de impuestos.

Existen diferentes métodos para calcular la depreciación.  Sin embargo, el más usado en Colombia es la depreciación en línea recta.  El método aplicado depende de las estrategias y políticas de la empresa en materia de liquidez y rentabilidad.  Una depreciación acelerada, por ejemplo, implica altos costos por depreciación en los primeros años de vida del activo afectando las utilidades operacionales y por consiguiente la rentabilidad de la empresa.  Sin embargo, al disminuir las utilidades operacionales los pagos por impuestos serán menores lo cual favorecerá a la liquidez de la compañía.

Una depreciación lenta conlleva bajos cargos al estado de de ganancias y/o pérdidas ocasionando unos resultados operacionales mucho mayores que en el método de depreciación acelerado; en términos de rentabilidad esta estrategia favorece a la compañía pero afecta a la liquidez cuando se incrementan los cargos fiscales (impuestos).

En finanzas, la depreciación juega un papel importante, especialmente en lo que se refiere a la elaboración de los flujos netos de efectivo.

El siguiente ejemplo mostrará la diferencia entre los flujos netos de efectivo y los ingresos o utilidades contables de la organización:

ESTADO DE RESULTADOS   FLUJO DE EFECTIVO
Ventas 10.000 Ingresos por ventas 10.000
Costo de ventas (sin depreciación) 6.500 Salidas  
Utilidad bruta 3.500 Costo de ventas 6.500
Gastos de ventas 800 Gastos de ventas 800
Gastos de Administración 350 Gastos de administración 350
Depreciación del ejercicio 700 Intereses 250
Utilidad operacional 1.650 Impuestos 490
Intereses 250 Total salidas 8.390
Utilidad antes de impuestos 1.400 Flujo neto (ingresos-salidas) 1.610
Impuestos 490    
Utilidad neta (ingreso contable) 910    
       
Diferencia (depreciación) 700    
       

La contabilidad tiene su énfasis sobre la determinación de las utilidades o ingresos netos para la empresa y que se reflejan en el estado de resultados.  Para las finanzas, sin embargo, el énfasis se centra en determinar los flujos de efectivo que generan los activos pues de ellos depende el valor no solo de dichos activos sino de toda la organización.  Importante recordar que:

a. Los dividendos (ganancias de los propietarios de la empresa) deben pagarse en efectivo

b.  El valor de la empresa dependerá del flujo de efectivo que pueda la compañía generar para sus mismos accionistas en el largo plazo.

Esta es la principal razón por la cual el objetivo básico financiero es maximizar el valor de la empresa en el mercado.  Este objetivo se logrará en la medida en que la organización genere el efectivo necesario para satisfacer las expectativas de los inversionistas.

La depreciación es un cargo que no representa salida de efectivo; por lo tanto, debe añadirse nuevamente al ingreso neto para obtener una estimación del flujo de efectivo proveniente de las operaciones de la compañía. En consecuencia, la depreciación también es una fuente interna de recursos; al no generar salida de efectivo, este costo hace disminuir las utilidades operacionales y, por consiguiente, el pago de impuestos.  Esta es la razón por la cual la depreciación es una fuente interna de recursos: genera ahorros tributarios.

Regreso a Página Principal

Copyright © 2008 [José Didier Váquiro C. ]. Reservados todos los derechos.
Revisado: 11 de September de 2009 .